Después de los dos puntos: ¿Mayúsculas o minúsculas?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +


Cuando iba a segundo de secundaria, mi profesora de lengua, en un dictado (ortográfico) con nota, nos hizo poner dos puntos al final de una la palabra, a lo que yo pregunté: «Después de los dos puntos, ¿escribimos mayúsculas o minúsculas?»
Mi profesora, con aires de prepotencia, me contestó: «Sólo hay una forma de empezar la frase después de los dos puntos», y se negó a añadir nada más.

¡¡Mentira!! Cuando se escriben los dos puntos se puede empezar la frase en mayúsculas o en minúsculas. Por ejemplo, cuando escribes una carta y pones «Querido Pedro:», a continuación usas mayúsculas; y cuando vas a hacer una lista utilizas minúsculas (Tengo que comprar: huevos, patatas, ketchup…).

En aquél instante no se me ocurrió ningún ejemplo para decírselo a la profesora, y por suerte intuí que debía escribir minúsculas. Pero si en aquél momento hubiese recordado el ejemplo de «Querido Pedro:» que os he citado más arriba, no habría dudado en recomendarle a la profesora lo que tantas veces ella nos dijo: ¡estudiad para el examen!

Share.

5 comentarios

  1. jajajaa, muy bueno!

    Y es que los profesores a veces (muy a menudo) se pasan de listo y en ese momento concreto, la pillaste en bragas!

    XD ¡Qué tandro! jajaja

  2. lachicade_ella on

    Pues tu profesora tiene razón, despúes de dos puntos sólo van minúsculas xD

  3. Querría ver cómo escribes una carta en minúsculas.

    PD: Cuando detrás de los dos puntos va un nombre propio o unas siglas también se escribe en mayúsculas.

  4. Después de los dos puntos, puede ir minúscula (por lo general) o mayúscula. En este último caso, no sólo para comenzar una carta, sino después de los dos puntos en algunas enumeraciones o para reproducir citas.
    ¡Saludos!

  5. María Luisa on

    La profesora tenía razón en parte:los dos puntos no terminan oración, por lo tanto a continuación debe ir minúscula. Los ejemplos que pones no son correctos. Detrás de dos puntos se escribe mayúscula cuando se trata de un nombre propio, de siglas o de una cita textual. Se acepta al comienzo de una carta y, tal vez, en las enumeraciones