Creando un horario

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Paso las tardes inmerso en un montón de proyectos. El blog, al que dedico bastante tiempo; los estudios; el libro, que aunque prometí ir extendiéndolo diariamente, no lo he podido tocar por falta de tiempo; el grupo de música, al que dedicamos más de veinte horas semanales de ensayo; el gimnasio; la social life…

Como soy un desastre total, de lunes a viernes estoy caóticamente desorganizado. Paso demasiado tiempo en las musarañas o centrado en una única cosa, y el tiempo se me escurre cual pastilla de jabón. Por eso he decidido crearme un horario. Y lo voy a cumplir con rigurosidad.

  • De 15:00 a 16:00: Estudiar. Muchos me tirarían de la oreja por el poco tiempo que paso estudiando, pero para mí, que soy de los que suelen coger el libro horas antes del examen, es todo un mérito. Por supuesto, si necesito estudiar más me cogeré el tiempo que haga falta para ello.
  • De 16:00 a 17:00: Escribir mi novela. Como tras haber hincado los codos tendré el cerebro bien despierto (o dormido, quién sabe) y molloso, lo mejor es que la siguiente hora la invierta en mi libro. Así también podré relajarme y divertirme un poco matando violentamente a todo personaje que se me ocurra.
  • De 17:00 a 18:00: Bloguear. Qué mejor para acabar la jornada laboral que leer otros blogs y actualizar el mío propio. A partir de las cinco me conectaré también a la mensajería instantánea.

Veamos si funciona.

PD: Me estoy aprendiendo los reyes visigodos: Ataulfo, Sigerico, Walva, Teodórico, Turismundo… Cada mañana memorizo cinco nombres nuevos.

PD2: Queda una semana para que salga el disco Supercrepus.

Share.

2 comentarios

  1. Conociéndote como te conozco, seguro que a los dos días el horario se encontrará literalmente en el cubo de la basura… XDDDD. Eres un desastre total, y un horario no cambiará eso.