Cosas que me daban miedo de pequeño

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La otra noche estuve repasando las cosas que me daban miedo de pequeño (y no tan pequeño). Casi lloro de emoción; y luego tuve pesadillas. No sé si el tema dará para un segundo post, pero ahí va, mientras me recupero del susto, la lista:

  • La oscuridad.
  • La madrastra de Blancanieves.
  • El padre de Bambi.
  • Alone in the Dark.
  • Topi y Teo.
  • La música del inicio de Aladdín.
  • El diablo en El Exorcista.
  • Obedece a la morsa.
  • El principio de Goofy e hijo.
  • Kaa, la serpiente de El libro de la selva.
  • Las arañas.
  • La canción de Marco.
  • Batman.

Cosas con las que he tenido pensamientos, pesadillas y paranoyas en los últimos tiempos (sin spoilers): el final de Carrie; el final de [·REC]; Tomás, el niño de El Orfanato; profesores. Si es que he sido más susceptible… Pero he logrado superar casi todas mis fobias («Obedece a la morsa» aún me sigue dando algo de yuyu), ya no soy tan miedoso. ¡Ya soy un nene mayor!

Share.

6 comentarios

  1. A mi también me acojonaba batman, el principio de la serie de dibujos q echaban en antena 3… q repelus!

  2. que retornoo!!! :D on

    Jajajajajaja!!!! cuanto tiempo sin entrar en tu mundoo!!!!
    a mi las arañas mas q miedo me dan ASCO!
    Y por qué te da miedo la canción de aladin?? si es la q mas me ha gustado siempree!! no lo entiendo ^^
    aiss.. se q de siempre has sido un poco rarito :)

  3. que retornoo!!! :D on

    nene … la peli de rec no da NADA de MIEDO … es muy mala …

    ay!! la peli de carry tngo el final aun por ver!! esq me quedé dormida xD

  4. Lo que más miedo me daba de crío era que se me apareciera Dios. O la virgen, en su defecto. Era como ver un fantasma, pero más acojonante porque me habían metido en la cabeza que existía, que le tenías que agradar y esas cosas…

  5. De chica me daba miedo más los vivos que los muertos, como hoy en día!
    Por ejemplo, si me dejaban solita, me aterraba que se metieran en casa los ladrones, o cuando me iba solita a la escuela temía que un extraño y lascivoso se me acercara porque no faltaban nunca y lo peor que dentro de la vecindad un pervertido por poco me violara y mi abuelita no me lo creyera, y que un mismo pariente me acosara y los demás no lo creerían. Pero gracias a Dios, nunca me pasó nada grave. Por eso hoy en día se les debe eñseñar a los niños cuales son los peligros reales y nos los de fantasías.