Cosas de las que nos arrepentimos todos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La vida está llena de caminos, eso no es nada nuevo. En más de una ocasión nos hemos tenido que enfrentar a decisiones que cambiaron nuestro futuro completamente. Elecciones que a veces han sido una completa equivocación y hemos acabado arrepentidos, preguntándonos cómo habrían sido las cosas de otra forma. Aquí van unos cuantos ejemplos aleatorios, para que reflexionemos un poco:

La vez en la que tuvimos que elegir si estudiábamos o no. La vez en la que teníamos que quedarnos con esta casa o con aquella. La vez en la que nos juntamos con un determinado grupo de gente. La vez en la que se nos presentó un gran viaje, pero lo rechazamos. La vez en la que sólo había que decir “basta”. La vez en la que podríamos haber conocido a una gran persona. La vez en la que nos callamos o podríamos habernos callado. La vez en la que hubiéramos dado un buen golpe. La vez en la que confesamos un secreto a alguien. La vez en la que podríamos haberle dicho un último adiós dándole un abrazo. La vez en la que tuvimos una segunda oportunidad. La vez en la que, después de la mejor decisión de tu vida, la cagas haciendo de alcahuete, con las mejores intenciones (quieres hacer feliz a la gente, ¡y tienes éxito!), y a raíz de tus actos contemplas cómo poco a poco los acontecimientos van desmoronando parte de tu mundo social. Los lazos empiezan a desaparecer y aparecen sentimientos que ni te podías imaginar. Lo que antes molaba ahora es una mierda. Y ni siquiera has tocado fondo.

Pero son sólo ejemplos aleatorios.

Share.

3 comentarios

  1. La vez en la que estabas en el lugar adecuado en el momento adecuado. Cuánta razón tienes.

  2. Yo, que va, no soy yo :) on

    Jajaja. Me siento muy identificado, pero ei, no hay que tirar la toalla porque los errores(si existen) son en realidad segundas oportunidades, aunque en el momento no lo parezcan. Jajaja. (Aunque tampoco me gusta eso del conformismo eh) ;)

  3. Tienes mucha razón…a veces hay cosas que no contabas con ellas y aparecen sin preguntar… no siempre son de nuestro agrado, y a veces, ni siquiera las hemos buscado… a veces para volver a «ser feliz» hay que apartar todo lo que te condiciona a no serlo, y empezar de «casi 0″…
    suerte :)