2º Premio en un certamen literario

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Hoy, mis ventrículos se han convulsionado viciosa y descontroladamente, cuando mi profesor de Literatura castellana (y miscelánea relacionada con sujetos y predicados) me ha anunciado que he quedado segundo en el concurso de relatos de mi instituto. Y estoy muy contento, porque quedar en esa posición para mí es como si hubiese acabado primero, ya que ese puesto me resulta casi imposible de alcanzar por suerte de alguien que escribe mejor que yo. Sí, chicos y chicas: sé hacerme la cama, sé cocinar una tortilla francesa, limpio mi cuarto de baño todos los días… pero hay gente que me supera en ciertas cosas, aunque no os lo podáis creer.

Justamente, he sido honorablemente derrotado por el mismo de la otra vez. Después de aquella brutal paliza, aprendí cuatro cosas:

  1. Que es mi propio esfuerzo lo único que a mí me importa.
  2. Que donde quiera que vaya, siempre habrá alguien mejor que yo.
  3. Que una buena dedicación no sólo supone una valiosa aprobación de un jurado de expertos; implica una gran satisfacción personal.
  4. El robocop.

Así que, ¿qué más decir? Estoy como Heidi en los Alpes, como Rodolfo Chikilicuatre en Argentina. ¡Yupiiii!

Share.

5 comentarios

  1. Pués enhorabuena, yo nunca he conseguido quedar entre los 5 primeros en este tipo de concursos…, claro, que no participar puede que sea una desventaja xD

    Me alegro de que se valore tu trabajo tanto como a tí te gustaría, sigue escribiendo que es la mejor manera de mejorar ;)