El fantasma del piso

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cuando estoy solo en mi piso, sumergido espiritualmente en mi habitación, suceden los fenómenos paranormales más extraños. Siempre a mí, joder. Un pánico fuera de control recorre mi espina dorsal cuando, en un día de viento como el de hoy, un gato fantasma se estremece. Su maúllo recorre todos los rincones del piso, su eco rebota desde abajo hasta arriba por el patio de luces. ¿Dónde está? ¿Qué quieres de mí? Miaaaaauuu…

Pero eso no es todo. Hay un gran espíritu en el piso. El fantasma líder, el fantasma jefe final, el fantasma Bowser-Ganondorf. De vez en cuando, algo, alguien, cercano o lejano, emite su aullido. Da igual la hora del día, el tiempo atmosférico o el Ibex 35. El sonido, grave y difuso, se podría asemejar al de una arcada. Es realmente escalofriante. ¡¡Aaaah!! ¡Ahí está otra vez el fantasma! ¡Maldita percepción extrasensorial! ¿Alguien llama a Iker Jiménez mientras voy a por papel higiénico?

Share.

1 comentario