Me estoy meando otra vez

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Un día cualquiera. Termino de comer, y me siento en el sillón del ordenador. Cuando llevo ya un rato tecleando, las puntas de mis pies empiezan a dar pequeños botes. Y poco después, mis muslos empiezan a darse palmadas, poco a poco más y más fuertes y sonoras. Me estoy meando.

Me levanto del sillón y voy al cuarto de baño. Me desahogo. Qué gusto. Finalizado el acto de expeler la orina, regreso a mi trono y sigo con lo mío. Pero al rato mis piernas comienzan a saltar de nuevo, traviesas, pedigüeñas. Me estoy meando otra vez. Cuando me pongo delante del váter por segunda vez, el agua que vacío de mi vejiga es transparente y brillante. Casi me la bebería. Pero no, es pipí, y el pipí está feo.

Otros diez minutos delante del ordenador, y las ganas de ir al aseo regresan. Intento ignorar la petición que me hace mi cuerpo. Pero éste es muy listo y consigue que me retuerza de dolor en mi sillón. Hago un nudo con los pies para intentar contenerme, pero es imposible, los pinchazos en el aparato excretor no cesan, así que parto corriendo al cuarto de baño, y ejercito la micción. Sigue siendo transparente como el agua Font Vella, pero esta vez hay menos cantidad. Eso me mosquea.

No paro de mear. Cada cierto tiempo, la naturaleza me llama. Y mi manantial emana H20 ultra-mineralizado en dosis cortas e intensas. Ergo: no hay que hincharse a beber agua después de comer.

Share.

7 comentarios

  1. Tienes un problema con tu prostata amigo :D intenta beber menos agua, y más orina, así el efecto se invierte, y mearas menos, pero tendrás más sed ;)

  2. Llevaba un tiempecillo sin pasarme por estos lares :P.

    Pues hamijo, lo tuyo no es normal, si que tienes que beber :D.

    «Cuando me pongo delante del váter por segunda vez, el agua que vacío de mi vejiga es transparente y brillante.»

    Me recuerda a mi mismo cuando vuelvo de hacer botellona xD.

    PD: Siento no acentuar bien, pero los teclados franceses son un coNazo.