El problema del exceso de peso en las mochilas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cargar con la mochila hasta el colegio ha sido un trauma que han pasado millones de escolares desde que existen estas instituciones. Los gobiernos, asociaciones de padres y asociaciones de cosas, se han pasado toda la vida (y menos tiempo del debido) intentando liberar a los alumnos de los crujidos de columna provocados por el excesivo peso de sus mochilas. Y es que ésta siempre está a rebosar: de libros, de cuadernos, de material (estuche, escuadra, compás…); sin olvidar el imprescindible almuerzo o el neceser los días que hay Educación Física.

Casi la mitad de los estudiantes españoles se quejan heridos, especialmente los que cursan Secundaria. Las madres saben ésto, y presentan querella a los gobiernos, asociaciones de padres y asociaciones de cosas (que siguen meditando en las nubes), porque están hartas de que las espaldas de sus hijos parezcan signos de interrogación. Así que todos los años, en septiembre sobretodo, Matías Prats y las revistas familiares nos dan algunas recomendaciones para sobrellevar el problema por lo menos. El consejo más famoso es el de no cargar con más del diez por ciento de tu propio peso. Tonterías, creo yo, porque la complexión física, la altura o el sexo también deberían ser tomados en cuenta, no sólo el peso… Siempre hay afectados.

bag
¡Venga, aguanta, ya falta poco!

En algunos países se han tomado medidas. El año pasado, en Italia, se promulgaron leyes para regular los pesos máximos, algo que me parece muy positivo para los estudiantes italianos, aunque insuficiente. En España estamos peor. Pero bueno, ¿es que no se centran? ¡El obstáculo reside en el formato de los libros! Vamos a ver, es más sencillo de lo que parece. Se trata de aprovechar al máximo las hojas para aligerar el peso. Sí, adelante, que se coman los márgenes, ¿quién los necesita? Y que le bajen algún medio punto que otro a la fuente del texto, y que aproximen más el espacio en las líneas, y que no pongan imágenes gigantescas… Lo que más me molesta, es que se añadan chorradas para ocupar más espacio. Tales como fotografías enormes, párrafos recordatorios, páginas con curiosidades. WTF? ¿Pero qué estamos haciendo, estudiar o leer revistas? Porque esas cosas lo único que consiguen es estorbar a los estudiantes (y habla uno de ellos, os recuerdo) y sumar kilos a los hombros. Seguro que os molestaría estar leyendo esta entrada esquivando un laberinto de cuadros multicolores.

Páginas limpias, ordenadas, poco saturadas, con información relevante, con títulos y fuentes adecuadas, que no abusen de las negritas, con los apoyos necesarios, que no intenten esquematizar… Joder, ¿es tanto pedir? No me sorprende que las asociaciones de madres y cosas pataleen porque la Educación vaya mal (y hay más motivos). Estamos a la cola de Europa, y cada vez están más hambrientos los leones.

Pero sobretodo, podrían tener en cuenta la siguiente sugerencia (la más importante): Los libros, se deberían dividir en tomos, según los temas. Abriendo el índice de mi tocholibro de Filosofía, veo que hay seis bloques, cada uno con varias unidades: «El saber filosófico», «El conocimiento», «La realidad», «El ser humano», «La acción humana» y «La sección de crucigramas» «La sociedad». ¿No podrían imprimirse tres libros, con dos bloques cada uno, que se vendiesen juntos? Eso sí agilizaría las espaldas, porque los escolares sólo llevarían los temas que necesitaran. ¿Para qué tengo que cargar con cien páginas durante todo el curso, si luego no las voy a utilizar hasta los dos últimos meses de clase?

Bajad ya de las nubes, y compartid el peso con nosotros, que vosotros sois adultos y tenéis más fuerza.

Share.

12 comentarios

  1. Hablando de mochilas….
    En la tele un dia cogen y dicen "En Andalucia hay la mayor proporcion de analfabetos" y luego la gente se enfada.
    Pero las cosas como son, cuando estudiaba en cantabria la gente hablaba de grados superiores, de carreras universitarias (y muchos de mis amigos estan en la universidad) mientras que aqui en andalucia, o por lo menos en el instituto al que yo iba, habia gente que en vez de mochila llevaban una bolsa de plastico con el bocadillo para el recreo y nada mas.

    Ala, ya está, ahi queda mi comentario.

    Y a ver si me comentas tu algo de vez en cuando, cacho perra. ¬¬

  2. La verdad es que es una quemada. Yo desde que empecé el instituto dejé la mochila en pos de la carpeta, llevando esporádicamente algún libro con ella.

  3. Pingback: meneame.net

  4. s3rg10p3l1gr0 on

    Asi que no soy el único que está en casa con la espalda hecha una eme? ¡Gracias!

  5. Lo suyo serían libros electrónicos. No creo que el coste fuese mucho más grande que en los actuales libros de texto ya que se ahorrarían todo el tema de la fabricación de los libracos. Los niños se ahorrarían el peso ya que en un cacharro se llevarían todos los libros.

    Si hubiese un ordenador por alumno en cada colegio bastaría con un pendrive por alumno. Pero claro… para que vamos a gastarnos ese dinero

  6. Estoy de acuerdo, un libro electronico supone ademas del consumo en papel, infinitamente mas ligero que cualquier libro. Ahora mismo siguen algo caros. Pero con todo y eso creo que compensa bastante.

  7. Chapeau por el artículo. Te habla uno que tiene más achaques de columna que un abuelo de 80 sin haber cumplido los 30 aún, merced a que el Saber no ocupa lugar, pero pesa una barbaridad (y más, si está impreso en papel estucado mate de 120 g/m2 con tapas en rústica). A lo que tú argumentas, en contra de las gilipolleces inútiles que sugieren en los informativos de la tele (siempre después del fútbol, que es algo de vital importancia e interés general, como todos sabemos), añadiría: ¿qué tal si empieza a generalizarse el uso de las taquillas en los colegios de este país? ¿Por qué cargar con los putos libros día sí, día también, cuando la mitad pueden quedarse en la escuela?

  8. y las típicas mochilas con ruedas que hay ahora? o bien, que tal dejar los libros en clase? Las taquillas se inventaron hace tiempo. Que pasa que los niños españoles se pasan la tarde estudiando todos los libros que llevan en la mochila? Estamos en la cola de estudio de europa, de modo que no habría mucha diferencia entre irse a casa con la mochila llena de libros, o de piedras. La verdad, me parece muy fuerte que cosas como esta las tenga que regular el estado, si algun día tengo un hijo, ya me preocuparé yo de su salud, antes de ir a quejarme al presidente, de que lleva mucho peso en la mochila.

  9. Si te cuento lo que me he reido… por no llorar claro, que yo ahora apenas tengo libros de 200 paginas, pero hasta hace dos años mis libros eran de casi 500 y no dabamos ni la mitad!!! y si encima lo multiplicamos por 10 asignaturas pues asi tengo la espalda ahora.
    Lo de dividirlo en tomos me parece lo mejor, cuando estudiaba filosofia nos mandaron comprar unos libracos que no pasarian de las 50 hojas cada uno, y cada uno trataba sobre un autor distinto. La de peso que te quitas de encima no sabes lo que se agradece.
    Y arreando ya que me voy a la playa y llego tarde, decir que si tanto os pesa la mochila, llevad libros en la mano! es una putada si, pero la espalda lo agradece. Yo los llevo siempre en la mano ahora xq son pocos, pero antes me hacia los 30 minutos a casa a patita con la mitad de los libros en la mochila, y la otra mitad en la mano.

    PD: acabo de descubrir tu blog, y me encanta! te tendre en favoritos ;)