¡Cariño, ya he llegado!

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +


Cinco días son los que he estado ausente. Sí, he estado muy ocupado. Demasiado. ¿Queréis saber que he estado haciendo todos estos días? Tranquilos, tal vez no os lo diga. Leed El morro de Murray por si acaso…

En lo que si que quiero hacer crítica es en la cena de Nochevieja. ¡Qué cena! Sí, horrible. Qué va, es broma (es que este blog también lo leen mis familiares y después me matan a collejas), la cena fue sobresaliente. Lo que sí que fue pésimo para mi gusto fueron las uvas. No es que estuviesen malas ni nada de eso, ¡es que no me las podía tragar! Imaginad que la pepita de la primera uva que os metéis en la boca se os queda atascada entre diente y diente. ¡Es incomodísimo! Así que yo, ahí, haciendo palanca con el tenedor para desatascármela y masticando al mismo tiempo. Si es que…
Después, cuando iba por la sexta o la séptima, empezaron a acumulárseme las pieles en la boca. Y al final acabé como todas las Nocheviejas: tirando una bola chorreante de pieles de uva en una servilleta. Así que si fuera supersticioso, deduciría que el 2007 va a tener una suerte catastrófica.

Esta noche, reyes magos. Veremos lo que pasa…

Share.

Comments are closed.