Pesca de pardillos pececillos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Queridos lectores de este blog, me atrevo por primera vez a plasmar mis pensamientos en la «red», y escribo red y no Internet, porque creo que le va mejor, puesto que opino que somos a veces en la vida pardillos pececillos que quedamos enganchados como tontos (con todos mis respetos) en las redes que pescadores lanzan para manejarnos y a la vez lucrarse a nuestra costa. Y sí, que lo puede hacer cualquiera y bla, bla, bla, y todo eso, pero al final, no sé por qué, no somos ninguno de nosotros los que pescamos. Siempre es alguien que no conocemos: unos amigos que empezaron en Estados Unidos en un garaje como los YouTubenses, un Bill Gates que parece un dios, o cuatro de los millones que han estudiado esto de la informática y aciertan como si se tratase de una lotería. Y pegan el bragetazo. Los demás, lo dicho, pardillos pececillos en la red, unos enganchados penosamente sin otros propósitos en la vida, otros adictos a juegos como si no hubiese otra vida fuera del monitor, y otros tantos, por soledad o timidez, ¡ala!, también, «aquí vale todo». Pues toda la vida hemos existido tímidos, solitarios, gordos, bajos, cojos, feos… ¿y qué? No es escusa para que ahora todos estemos tan masivamente enredados.
Bueno, no os quito más tiempo que si no menudo ejemplo, y voy al grano. Tampoco justifico, aunque entiendo, que los pececillos ingenuos como mi hijo piensen que pueden hacerse famosos o ganar dinero con estas cosas de Internet. Y lo entiendo porque vivimos en una sociedad consumista. Las personas vivimos en manada ó bancos como los pececillos de esta red, que donde va uno quieren ir todos. Creo que cada vez que caemos en la red pudiendo explorar lo mismo en la calle perdemos un poco de vida. Mi abuela siempre decía que quien mucho duerme poco vive.
Nota: hoy he perdido treinta minutos de mi vida escribiendo esto por que mi hijo es un pececillo cansino que lleva quince dias pidiéndomelo y yo quisiera que se diese cuenta que fuera de las redes hay todo un mar para explorar que se puede perder.

Firmado: TANDROPapá

TANDRO: Voy a responderte, querido padre, haciendo referencia a una entrada que escribió Loretahur hará unos dos meses. Léelo, y después vuelve a opinar. Yo escribo en El morro de Murray porque me gusta (y punto).

¿Por qué escribes en tu blog? La respuesta

Share.

3 comentarios

  1. Hola Tandro o peporrín, como prefieras. Dile a Homer que su reflexión ha sido muy profunda, pero que cada uno cae en la red que le atrae. Hailos algunos que por caer, caen en otras redes como las del tennis. Adios,adios,adios

  2. Buenas Tandro: he leido muy detenidamente los pensamientos más profundos de papá Homer y estoy de acuerdo con la frase de su abuela:
    «Mi abuela siempre decía que quien mucho duerme poco vive.»
    Creo que lo más consecuente sería que la pusiera en práctica mamá Homer. JA,JA,JA

  3. Como pez que soy no puedo estar al 100% con Homero. Todas las aficiones son una pérdida de tiempo, si entendemos pérdida de tiempo como algo que no genera dinero.
    «Internet» es una actividad tan válida como puede ser jugar futbol, la literatura, estar en el bar o dar paseos por el campo. Lo ideal sería hacer un poco de todo en esta vida.