La personalización de un blog conduce a la locura

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +


¡Click! Y le dí a «Crear blog». Me gustaba, divertía y entretenía mucho, en exceso, pero no me convencía. ¿Por qué? No estaba lo suficientemente personalizado.

Al principio pensaba que se trataba de la letra, que estaba ya muy vista. Descargué un diferente tipo de texto de una web y la instalé en la bitácora. No quedaba nada mal, la verdad, pero yo soy mucho más ambicioso…

Leí unos cuantos manuales de ayuda y creé mi propio diseño para el blog. El contenido era original, no tenía enlaces, y no usaba imágenes. Pero seguía sin ser muy propio. ¡Seguía dependiendo de otros servicios!

Sí, estudié informática, y diseñé mi propio lenguaje de programación, que apliqué en mi propio servidor, montado por mí. Edité por completo la estructura del blog, lo desorganicé todo, para que supiese más a mí. El título, un puñado de signos indescriptibles que sólo yo entendía; el final, el título.

Luego monté mi propia plataforma para publicar, mi propio host, mi propio ordenador, mi propio navegador, mi propia línea de teléfono. Lejos llegué cuan inventé mi propio hardware para programar y mi propio idioma para publicar. Mi obra era perfecta. Asesinaría otra vez para volverla a hacer.

Entonces €ßð¡û|ÐÇ°¡ñ¨¿Œ §‡¸»¬$¼æ £ Åý^Ø¥®¹¶ë¨¦¤±R×¾«÷‰™¢†ƒµ-

(zumbidos intermitentes)

Share.

1 comentario

  1. Alba y Alvaro on

    Jeje. Te entedemos perfectamente… ya estamos buscando el hacha.

    Besos desde el agua