La censura social

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

—Ya, pero no quiero ser el nuevo «niñato de Valencia» de la Red.
—No compares, coño. Simplemente te quejas en unos términos que no son los que ellos aceptan.

Existen varios tipos de censura. Está la que emborrona la cara de la gente en las imágenes, la que se impone para no hacer sentir mal a algunas personas, la que tapa palabras malsonantes con un agudo «piiiii», la que se pone uno mismo para respetar su propia forma de pensar, la mentira que se le dice a un enfermo terminal…

Hay censuras para todos los gustos. Cuando uno opina a contracorriente, y se ve obligado a nadar solo, nacen las intolerancias, las faltas de respeto, la discriminación, las pérdidas de compostura y los comportamientos inmaduros. La expresión es una libertad, no lo olvidemos.

Share.

2 comentarios