Y sigue la historia

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

—Pues el aliento de mi perro huele a gato.
—Pues el sobaco de Jorge huele a cementerio.
—El brazo que no puedas romper, bésalo y reza a Dios para que lo rompa.
—Y entonces Dios arrancó una costilla del hombre y creó a la mujer.

Hay que ver los quebraderos de cabeza que produce la ciencia. Sí, estamos mal de la cabeza, pero ni en películas se libran conversaciones tan profundas…

Share.

2 comentarios