Gallinas asesinas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En la prehistoria todos los animales eran más grandes, más fieros y más fuertes: dinosaurios, mamuts, tigres de dientes de sable, reyes de las ratas… Esto me ha hecho deducir (atención, científicos de todo el mundo, presten atención, que he descubierto algo) que antiguamente existía una especie superior dentro del género Gallus (al que pertenecen las gallinas). Me estoy refiriendo, ni más ni menos, que a las gallinas asesinas.

el-pollo-diablo

¡Madre de Dios! ¡Es el Pollo Diablo!

Estas gallinas eran seres poderosos a la vez que maléficos. Mataban a otros animales por puro placer, y bebían sangre, en vez de agua. Su maldad no tenía límites. Durante su existencia, pretendieron alcanzar la dominación absoluta del mundo. No obstante, la corrupción acabó con sus objetivos, ya que la envidia hacía que se eliminaran unas a otras.

A veces colaboraban para cazar. Formaban ejércitos de trescientas espartanas unidades y atacaban en manada a mamíferos gigantescos, como el tiranosaurio, el mamut o el diplodocus. Después, con los ojos inyectados en sangre, se deleitaban con la jugosa carne, a picotazo limpio. Por la noche cacareaban a la luna (más bien dicho, aullaban salvajemente). Inspiraban temor. De no haber sido por el impacto de un meteorito sobre la Tierra, el cuál borró del mapa a todo ente con vida, probablemente ahora seríamos esclavos de esta diabólica especie.

Share.

2 comentarios