2 comentarios

  1. Anibal Loaiza on

    La verdad es que a veces pasamos por situaciones terribles, y estados de depresión y molestia con la vida, y nos sumimos en el dolor y la oscuridad, donde pareciéramos que la única salida es acabar con nuestra existencia.

    Pero es allí donde debemos ser profundamente reflexivos con nuestra razón de vida, el simple hecho de haber llegado a este plano significa, que somos parte de un ecosistema de un mundo hermoso pero ! terrible!!, pero que nos permite soñar, sonreír, respirar, amar, y construir cosas morales, psíquicas, espirituales, amorales y materiales para los que lo desean.

    Hay que caminar y desandar la vida: su aire, su flora, su gente, su gastronomía, hay tantas cosas con las cuales podemos distraernos, construir, soñar. Y he entendido que por nada ni nadie, interrumpiría mi paseo por este espacio y momento de la vida, seamos aunque sea por unos instantes felices y miremos mas allá de nuestro entorno, miremos a nuestro lado, a la izquierda y evaluemos con sinecura y objetivamente nuestra desdicha, o desamor o problema que nos agobia en este transcurrir por el mundo. Los invito a soñar y amar, así sea en medio de la tristeza y la desdicha.