Trucos y consejos que te ayudarán a adelgazar en el día a día

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

¿Se te hace un suplicio cumplir la dieta? ¿Te resulta imposible hacer ejercicio? ¿Te gustaría tener más herramientas para llegar a tu peso ideal? ¿Necesitas motivación para cumplir tus objetivos? Pues en este post resolveremos estas inquietudes dándote útiles trucos y consejos que te ayudarán a adelgazar. ¡Adelante!

  • Aprovecha siempre que puedas para subir escaleras. Di adiós al ascensor y piensa que cada pequeño esfuerzo tiene su recompensa. Estas pequeñas acciones de ayudarán a bajar de peso sin tener que llevar a cabo dietas o métodos de entrenamiento excesivamente duros.
  • Estarás cansado de escucharlo pero: bebe mucha agua. Se recomienda beber al menos dos litros al día y, a pesar de sus grandes beneficios, a mucha gente le cuesta beber tal cantidad. Aquí te propongo la solución: tomar té. Puedes modificar el café por esta bebida para ahorrarte esas calorías de más. Si utilizabas el café para activarte y quitarte el sueño no te preocupes, la teína será tu aliada. En esta guía rápida podrás observar el nivel de teína por cada tipo de té para escoger el que más te convenga. Y lo mejor de todo, ¡en la guía encontrarás aquellos tés que te ayudarán a adelgazar!
  • Los peores momentos para cumplir con tu dieta son las comidas y cenas fuera de casa con amigos o familiares. En estos casos lo mejor que se puede hacer es tener mucha calma y tomárselo como una degustación. En estas reuniones suelen haber muchas recetas para probar y se peca de comer una ración de cada una. Esto hace que acabas hinchado a más no poder. Mejor reducir la cantidad en las raciones para probar un poco de cada. De esta manera te sentirás integrado y no quedarás restringido a tu pequeña ensalada.
  • A la hora de realizar la compra en el supermercado no compres alimentos no saludables. Me refiero a todas esas frituras y bollerías industriales. Es mucho más fácil evitar la tentación allí que cuando estés en casa y hayas vuelto de un duro día de trabajo.
  • Mentalízate en el cuerpo sano, no en el delgado. Si te enfocas en sentirte bien con el aumento de agilidad, fuerza, resistencia y tonificación de tu cuerpo te aseguro que no te recompensarás con días de dieta libre. Una dieta adelgazante y sentirse bien con uno mismo es totalmente compatible porque ambos conceptos tienen en común el estilo de vida saludable.
  • Muchas personas se encuentran con el problema de la ansiedad por comer en este tipo de dietas. Este sentimiento suele acarrearse desde antes del inicio del régimen y no es esto en sí lo que lo provoca. Para estos casos de ansiedad propongo que cada persona hable consigo misma. De esta forma puedes encontrar el motivo real que te produce esa sensación y tratar de solucionarlo. Pero claro, a veces no tenemos las herramientas o la capacidad para resolver nuestros problemas y son algo con lo que tenemos que aprender a convivir. Así que, míralo así: para convivir e incluso superar estos obstáculos es mucho mejor sentirse bien con uno mismo teniendo el peso adecuado, ya sea por salud o por físico. ¡Ánimo!
  • Rodéate de aquellas personas que te ayuden a cumplir tus objetivos, que te entiendan y que te den ánimos. Fuera personas tóxicas que tratan de desanimarte y menospreciar tu objetivos. De esta forma tu autoestima aumentará y serás más fuerte para seguir con tu dieta.
  • Iníciate en la cocina. Ampliar tu número de recetas sanas te permitirá variar las comidas para que tu dieta sea menos aburrida. La falta de tiempo no es una excusa. Existen miles de recetas rápidas y saludables. Si esto no te vale, puedes buscar aquellas que, a pesar que tener un tiempo de preparación mayor, puedas ir comiendo a lo largo de la semana. Puedes utilizar tu tiempo libre (como el fin de semana) para ello. Además de comer sin desdicha, esto te ayudará a: no arrinconarte en el sofá durante tu día de descanso, exprimir al máximo tu tiempo (vivir la vida plenamente) y sentirte mejor contigo mismo por tus conocimientos y habilidades adquiridas
  • Que hacer ejercicio no sea una tortura. Cada individuo es un mundo y lo que le gusta a uno no tiene porqué gustarle al resto. Existen una inmensa variedad de formas de ejercitarse. Busca y rebusca la tuya. Al aire libre, en el gimnasio o en casa; solo, en compañía o en equipo; 15 minutos o 2 horas; entres semana o durante el fin de semana; ¡tierra, mar o aire! Esto hará que el momento de hacer ejercicio pase de ser algo postergable a un hobby que quieres practicar. Tus ánimos subirán y querrás seguir con tu hoja de ruta.
  • No existe el mañana. Solo existe el NO ES NECESARIO. Tomarte unas patatas fritas cuando no deberías tomarlo excusándote en que es domingo o pensar que ya reducirás la cantidad de ingesta de calorías la semana que viene no existe. Mentalízate de que esto es lo necesario y comer “mal” no. Si se trata de una dependencia hay que cortar YA por lo sano, sino cada vez será más complicado. En los momentos en los que ese tipo de ideas se te pasen por la cabeza aférrate a esta otra: voy a pasar un buen rato. No te vas a comer ese bollo sino una manzana a la hora del descanso, pero luego, cuando salgas del trabajo podrás disfrutar de ver a tus amigos, familia o hacer esa actividad que tanto te apetece con la seguridad de hoy has cumplido y todo aquello que en principio querías NO ERA NECESARIO.

Ahora solo falta poner en prácticas estos consejos. ¡Coméntanos cual es tu favorito!

 

 

 

Share.

Comments are closed.