Guía rápida del té: tipos, propiedades y usos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Más allá del sabor y el color, el té puede clasificarse según su nivel de teína y sus propiedades para el cuerpo. Gracias a esta pequeña guía sabrás que té te conviene en cada momento y cómo estas infusiones pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida.

Té blanco: este té es conocido por tener una acción antioxidante mayor a la del resto. Además de por sus propiedades diuréticas, la mejora de las defensas y la disminución en los niveles de colesterol hacen que este té nos ayude a sentirnos menos pesados.

Té verde: suele utilizarse en dietas para adelgazar porque activa el metabolismo. No obstante, también es rico en  el aporte de minerales y vitaminas, previene enfermedades degenerativas y nos ayuda a regular el colesterol. En caso de sufrir conjuntivitis, es un suero ideal para la limpieza del globo ocular.

Té rojo: mejora tu estado anímico por lo que muchos deportistas lo utilizan para mejorar su resistencia. Es ideal para cuidar el sistema digestivo puesto que ayuda a intestinos, hígado y estómago en las digestiones. Por último, es gran aliado para las infecciones urinarias ya que colabora en el correcto funcionamiento de los riñones.

Té negro: este té es fundamental para las temporadas de estudio intensivo. Además de aumentar la concentración, incrementa nuestra capacidad de memorización. Reduce el cansancio mental y es estimulante por lo que el aprendizaje se hace más liviano. También previene enfermedades cardiovasculares y es un remedio natural contra la diarrea.

A continuación se muestran los distintos grados de teína que tiene cada uno de estos tipos de té en orden ascendente. Se recomiendan aquellos que tienen un nivel más alto para las mañanas y los mediodías. Aquellos que tienen una graduación más baja son perfectos para tomar a lo largo de la tarde. Es preferible no tomar bebidas que contengan teína por la noche ya que obstaculizaría una buena higiene del sueño.

Share.

Comments are closed.