Expediente X: Los Serrano

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

(Din, din, din, ¡spoilers!)

serrano1

Foto 1: Les presento a Diego Serrano, un tabernero que no camina con la cabeza más alta porque no puede. Él es un hombre feliz. Un buen día se casa con Lucía Capdevila, y juntos forman una maravillosa familia, digna de ser pintada en un lienzo. Pero en la noche de bodas ocurre algo insólito. Nuestro sujeto Diego duerme durante unas horas que le parecen durar años. Tiempo en el que le suceden cantidad de cosas. Vive situaciones extrañas, aventuras alocadas, amores idílicos… Al final del sueño, Diego se suicida.

serrano2

Foto 2: Diego despierta sobresaltado en el lecho matrimonial. A pesar de que sólo ha pasado una noche, él duda, se le ha hecho eterna. Pero sabe que no ha tenido un simple sueño. Mira extrañado a su mujer, “qué vieja que está”, piensa. Cuando intenta asegurarse de que todo ha sido una fantasía, Lucía se lo confirma: todas las experiencias aprendidas, todas las personas que ha conocido… todo ha sido fruto de su imaginación (“ya le hubiese gustado al Sekspir ese”, medita mientras baja con dificultad las escaleras). Cuando entra en la cocina se asusta. Todos los miembros de su familia son un lustro más viejos que el día anterior. ¿Cómo es posible? Sus hijos y sus hijastras llevan peinados muy raros, desayunan encogidos de hombros, y hablan con un timbre de voz muy diferente al de siempre.

Una noche se acuesta de una manera, y una mañana se levanta de otra. Diego, confuso, da unas palmadas de ánimo en el pecho de su hermano del alma, Santiago. Siente lástima de él porque sabe que va a morir en soledad y sin hijos. También le estrecha la mano a su mejor amigo, Fructuoso. “Pobre Fiti”, piensa, “de las dos hermanas se tuvo que casar con la que tiene cara de chupar limones”. También está Lurditas… pero cuando se dirige a saludarla, ésta con prisas le dice que se tiene que ir al convento. Quiere cumplir su deseo de trabajar de administrativa en El Vaticano, y posiblemente se internará una larga temporada en un monasterio.

“Diego, ya no eres el mismo”, comprueba el sujeto con sus propios ojos cuando se le queda en la mano un mechón muerto de pelo blanco.

Share.

3 comentarios

  1. No veo Los Serrano, pero vi el final en Youtube y puede ser el final mas chungo que he visto nunca. Que hagan un episodio y que al final sea un sueño vale, pero que toda la serie sea un sueño ya es mucha piratada.